viernes, 15 de septiembre de 2006

No por mucho madrugar...


Texto escrito para el próximo monologo...

Hoy me levanté y "fui a dar en el clavo"...es que tenía que colgar un cuadro y me venia bárbaro. Después me bañé y "se me hizo agua la boca". Antes de salir a trabajar "me hice una escapada", estaba rica. Fui a la carnicería y me quisieron dar "gato por liebre", así que les dije: "no me doren la píldora", estas son "épocas de vacas flacas", yo no "estoy en babia" vivo aca en el barrio, así que no "hablen por boca de ganso" que "quiero comer como un caballo". Si, me hicieron enojar.

Salí por segunda vez de esa carnicería sabiendo que "la tercera era la vencida". Estaba llegando tarde al trabajo pero igual entré en la "casa del herrero con el cuchillo de palo" y así como estaba de "punta en blanco" le dije bajito porque "las paredes oyen" que "Mambrú se había ido a la guerra". El con "lágrimas de cocodrilo" me preguntó como me había enterado. Le dije: ¡Si "lo conocen hasta los perros"! y además, "me lo había contado un pajarito".

"¡Que cara esta la cebolla!",
se quejó una señora al salir de la verdulería. "¡Mucho ruido y pocas nueces"!- le gritó Sancho a su mujer al salir del negocio contiguo mientras "se subían al caballo"."Ladran Sancho, le contestó la mujer, señal que cabalgamos". Yo en cambio, que me había "metido en camisa de once varas", me prendí un cigarrillo y se me "subieron los humos a la cabeza". Decir que lo "moros no estaban en la costa" sino hubiese sido una matanza.

En la peluquería de la esquina una persona no quería que lo pelaran, "se salvó por un pelito", en realidad eran "pelitos pa´la vieja" que necesitaba una peluca. Le quedó bárbara, se la "armó la gorda".

Ya en el trabajo me enteré que Enrique, el hijo de mi jefe, cumplió 14 años pero "se mantuvo en sus trece" y que ya "no quería más lola", tampoco "a tutía". Como regalo no quería más juguetes, quería cambiar esa etapa de "dejar títeres sin cabeza"… unos regalos más interesantes digamos. Y le regalaron uno que tenía que "poner los puntos sobre las íes", pero "no sabía ni jota" y eso que "tiene la vista de lince".

Ya en casa, me puse a "hacer un chivo expiatorio" muy rico. Dije: "Yo me lavo las manos" y mientras "ponía las manos en el fuego" para secarme, se me quemó la comida. Abrí el horno y "me las vi negras". Quise llamar a Pías para pedir comida, pero me dijo: "Tarde Piaste" cerró.

Entonces... "¿Quién te a visto y quién te ve?, zapatero a tu zapato, me prendí un faso y dije... ¡Viva la pepa!



(Se aceptan dichos y refranes para continuar la historia.... ¡Gracielaaaa!)

1 comentarios:

Maru dijo...

Recordando algunos refranes y frases:

-No hay mal que dure cien años.. ni cuerpo que lo resista!

-No mata pero fortalece

-Mas vale pajaro en mano.. que 100 volando

-Mejor prevenir que curar

-A buen entendedor, pocas palabras

-Al pan pan.. y al vino vino

- Quien no arriesga no gana (o mejor.. como dijo Brisa: Sin riesgos no hay ganancias)



Viejos dichos!:
- Estas mal de la croqueta? (yo recuerdo que mi abuela las hacia y eran riquisimas!)
- Sos un tarambana! (si te pones a pensar.. es una mezcla de tarado y banana?... wow.. con cuanta gente se puede usar.. juassss)

Bueno... pequeño aporte por el momento! je..
¡¡Besotes!!
Maru

 

Cosas que pasan... Copyright © 2009 WoodMag is Designed by Ipietoon for Free Blogger Template